+51955043585 mhuaman@cursore.pe Av Republica de Colombia 671

Mapa de cambios


“Con este libro aspiro a generar un movimiento de orgullo latinoamericano”, dice Rolando Arellano, gurú peruano del marketing. En su última investigación –que será presentada en la Feria Internacional del Libro de Lima- se trae abajo, uno a uno, algunos estigmas que arrastramos como región y que nos alejan de mirarnos en el espejo de las potencias mundiales.

Nada de flojos

 

A diferencia de lo que se cree, los latinoamericanos estamos entre los más trabajadores del mundo. Mientras un alemán trabaja en promedio 1.500 horas al año, un mexicano trabaja 2 mil y un peruano un poco más, sin contar el tiempo que pasa en un ómnibus o auto para transportarse. Si bien podemos mejorar en cuanto a productividad, eso no tiene que ver con que los latinoamericanos seamos flojos, sino con la falta de herramientas o tecnología. Adicionalmente, el costo de algo fabricado, por ejemplo, en Alemania, es mucho mayor que algo similar hecho en Latinoamérica.

 

 

Cultura y raza

 

Si bien existen diferencias entre los latinoamericanos, el común denominador es que todos somos mestizos. Además, en toda Latinoamérica apenas se habla dos idiomas diferentes (casi 2/3 hablamos español y el otro tercio, portugués) y la gran mayoría profesa una misma fe, la cristiana.

 

En Europa, con más o menos la misma cantidad de personas que en Latinoamérica (más de 650 millones), existen por lo menos 22 idiomas oficiales, diferentes razas e historias, y sin embargo se unieron en la Unión Europea.

 

 

Menos machismo

 

Si bien hay mucho que superar, no es justo decir que los latinoamericanos somos lo más machistas del planeta. Basta con recordar las diferentes presidentas mujeres que han gobernado en países de la región, mientras que en Estados Unidos, por ejemplo, recién tuvieron su primera candidata mujer en las elecciones pasadas. Además, en el Parlamento norteamericano la proporción de mujeres no llega al 20%, mientras que en países latinoamericanos puede alcanzar el 40%.

 

 

¿Los más corruptos?

 

Grandes escándalos de corrupción como el caso Odebretch, revelan a qué nivel ese problema afecta la región. Y aunque el hecho de que actualmente tengamos  a tres expresidentes presos en el Perú y que en otros países como Brasil se estén dando procesos judiciales similares lo confirma, también dice sobre los esfuerzos que se están haciendo para enfrentarla. En países del Asia, como China, el nivel de corrupción es altísimo, pero no existe la libertad de expresión que permita que las denuncias se hagan públicas. Según el índice de la Percepción Anual de Corrupción de Transparencia Internacional (2017), Estados Unidos. La Unión Europea, Europa del Este y Asia Pacífica tienen índices mayores que el de Latinoamérica.

 

 

No más “República Bananera”

 

Hoy en día probablemente seamos la región más democrática del mundo. Excepto Venezuela y eventualmente Nicaragua, no hay ningún otro país donde no se elija y cambie presidentes democráticamente y vía elecciones transparentes y limpias. Habría que recordar, por ejemplo, que Lee Kuan Yew gobernó en Singapur por más de tres décadas y “heredó” el poder a uno de sus hijos.

La entrada Mapa de cambios se publicó primero en Consultora Arellano.



Post Original

Abrir chat