+51955043585 mhuaman@cursore.pe Av Republica de Colombia 671

¿Lima vs Provincias?


En estos momentos de pesar en el país, algunos políticos culpan a la capital por los problemas de las provincias. En el 488 aniversario de la fundación española de Lima, eso no es estrictamente cierto.

 

¿Lima se queda con el dinero que corresponde a las provincias? Históricamente fue así, aunque en los primeros 400 años de república las ciudades del interior tuvieron vida económica y social bastante independiente de la capital, que no tenía más del 10% de la población peruana. Y todo mejoró cuando, en el 2002, la  ley de regionalización les dio más poder y recursos, al punto que hoy 3 de cada 4 soles del presupuesto nacional de obras, se invierte fuera de Lima.

 

 

¿Y por qué Lima creció mucho más que las provincias? Básicamente porque cientos de miles de familias prefirieron dejar Cajamarca, Pasco, Ayacucho, Arequipa o Puno, y se esforzaron en construir su futuro en la metrópoli (y algunas otras  ciudades medianas). Esos migrantes (más del 80% de limeños tiene raíces provincianas) hicieron que Lima pase de 10% a tener el 30% de la población y a producir la mitad del PBI. Aunque Lima inicialmente los rechazó, no cejaron hasta conquistarla.

 

¡Pero las grandes decisiones se siguen tomando en Lima! Muchas de ellas sí, y con bastante ineficiencia, pero las toma un gobierno elegido por todos los peruanos. Además, eso no disculpa a las  muchas autoridades provincianas elegidas por sus paisanos, que no pueden gastar ni el 50% de su presupuesto o que están enjuiciadas o presas por corrupción. El gobierno central les da poco y ellas hacen mal uso de lo recibido.

 

¿Cómo enfrentar entonces el problema? Primero, reconociendo que no es justo que el Perú tenga regiones con grandes carencias y que por ello las autoridades centrales deben esforzarse más en resolver sus mayores carencias, ayudándolas además  a generar e invertir bien sus recursos. Las empresas por su lado deberían aquilatar mejor las oportunidades de invertir fuera de Lima, y los migrantes capitalinos deberían no olvidar su origen y reforzar su colaboración con sus regiones.

 

Y también es muy importante que los propios  ciudadanos elijan autoridades locales que no eludan su responsabilidad echándole la culpa de sus ineficiencias a Lima (así como acusan “al imperialismo extranjero” de ser la causa de la pobreza de Cuba, Venezuela o Perú). Por cierto, que tampoco sigan a esos lideres violentistas que supuestamente apoyan a sus pueblos destruyendo aeropuertos, impidiendo que se trabaje o ahuyentando al turismo y la inversión. Actuando así, cada 18 de enero la celebración de la ciudad de los reyes, de los Chávez, los Quispe, los Mamani y tantas otras familias, será la celebración de todo el Perú. Feliz aniversario Lima.

 

 

Rolando Arellano C.

Presidente de ARELLANO y profesor en Centrum Católica

Artículo completo en El Comercio

 

 



Post Original